viernes, 17 de junio de 2011

Carta del adiós Mamá

La vida, como la muerte no son sino dos ilusiones de nuestra mente… llevamos millones de años muertos en relación al universo y estaremos otros millones de años en igual estado después, así pues, casi parece más real la muerte que la propia vida, a la que, sin embargo le damos toda la consideración, el respeto y la entidad que tal vez, en otro momento no se le diese o no se le valore en ningún caso.

Y al final, justo en ese momento que nadie espera, de puntillas incluso, humildemente y sin sobresaltos, alguien para su sistema, apaga motores y el camino se termina… o no… tal vez cuando alguien se va sencillamente se va de nuestros órganos más sensoriales esto es, no lo vemos, no lo oimos, no lo percibimos, aquí y ahora… pero hay un punto, en lo más sagrado de nuestro corazón, allí donde una madre germinó la semilla de tu vida donde, sencillamente NUNCA nadie se va del todo pues, una madre, una “dadora de vida” siempre está ahí cada vez que tu la recuerdas, que tú la vivencias, que tú le rememoras… Cuando uno tiene un problema siempre, siempre dice MAMÄ, y cuando mamá muere, aun cuando haga muchos muchos años uno sigue diciendo  1madre mía…¡  mirando al cielo esperando la misericordiosa presencia más que d eDios de su propia madre…

Madre, puede que ella se haya ido pero no quiere decir que tú le hayas dicho adiós, porque todos sabemos que lo que entra en la caja y ene l nicho no es mamá sino solamente una parte de ella, una parte insignificante porque mamá es única, magnífica, sabia, prudente y cordial, afable, enigmáticamente mística…

Por eso cuando alguien a veces cuando dicen ¿te acuerdas de tu madre? Hay quien dice ¿por qué no había de acordarme si está conmigo siempre? Y puede que te miren con cara extraña aquellos que tal vez sí sean ellos los que no han sido capaces sin tan siquiera de estar plenamente vivos ni siquiera para ellos mismos… pero ahí en ese rinconcito mamá escucha, habla, comprende siente y acompaña, da cariño y apoyo, consuelo y sentimiento de amor aun cuando en no pocas ocasiones nos grite, riña, retuerza de dolor y vemos que nos hace sufrir aun sabedores de qu ene realidad es el apoyo que necesitamos…

Por eso Madre, aun cuando hayas partido, no diré que lo siento, pues no te conozco, no diré que me da pena pues no lamento algo qu e no conocí, pero sí te digo desde mi corazón buen viaje sabia madre, camina erguida y orgullosa de tu vida de tus regalos  a la vida, de tu trabajo en esta dimensión y de todo cuanto no shas ayudado para que, cada día seamos, la humanidad en pleno un poco más personas y menos animales. Buen viaje, feliz ascensión hacia la luz, no digo hacia dios o hacia el cielo pues tal vez no existe o tal vez no como nos lo pintaron pero la luz de la eterna vida está ahí esperando acogerte en sus brazos y hacia ahí hay que ir… por eso te digo, gracias y feliz viaje.

Que así  sea

2 comentarios:

MYRIAM JARA dijo...

Es una carta muy emotiva aunque voy a disentir con vos en dos puntos. El primero en cuanto a la concepción sobre la muerte ya que yo no concibo a la misma sino como continuidad de la vida y esta no tendría sentido si no existiera la muerte, es decir, son dos caras de una misma moneda, se retroalimentan una de la otra. Lo que muere es el cuerpo, el alma ocupa su lugar en otro plano por tanto sigue vivo y hay quienen tienen la capacidad de percibir a los espíritus, de comunicarse con ellos. La segunda es ¡No, por favor, seamos más animales y menos humanos! ¿Quién es el mayor depredador? El hombre, el que mata por dinero,por codicia, por poder, por egoísmo. El animal mata para alimentarse y defenderse. Los humanos, muchos de ellos abandonan a sus hijos, no conozco especie animal que haga eso con su cría. Te sigo. Besos

Rafael Castro martin dijo...

hola Mirian:
yo no valoro la muerte... solo intento desmitificar la calamidad y lo trágico que supone pues, además, este escrito fue publicado como recordatorio del fallecimiento d euns er querido de una amiga qu eme lo pidió como exaltación de su madre, en cualquier caso GRACIAS por tu comentario