viernes, 2 de noviembre de 2012

¡¡¡ santos muertos!!!!

Hay momentos puntuales de la vida de todo ser humano en las que uno se cuestiona la vida cuando ha visto que gran parte de esta ha pasado por su vida sin mayor pena ni gloria que el consumo del tiempo emprendido en ella. Así, vamos viendo pasar día tras día de lo que se denomina la vida... o tal vez la muerte pues en realidad  estas no son dos realidades de una misma historia al igual que en una moneda no hay una sola cara aun cuando la otra está en blanco sigue habiendo dos.
Este singular hecho, el de dividir la vida y la muerte es sin duda un proceso treméndamente logi o y po r esta misma circunstancia nos vamos enraizando cada vez más en un pensamiento cartesiano que, si bien es muy romántico no deja de estar algo oxidado y caduco cuando menos por no decir desgraciadamente fuera d e circulación.
Tal es el punto, que hemos tomado la ligereza de adjudicar un día a los denominados "santos" y otro al de los "difuntos" cuando, en realidad el día de los difuntos, a la sazón 2 de noviembre nadie va al cementerio a honrar a estos sino que todo el mundo va el día de la víspera esto es, el día de todos los santos.
Mas aún, pues bien sabido es lo lenta y pesada que puede llegar a ser la burocrática, más aún si hablamos de la eclesiástica hasta el punto que, hasta la actualidad que yo tenga conocimiento, no existe "santo vivo" alguno en toda la cristiandad, ya que fuera de ella,l la santidad es algo qu ese deshecha o se atribuye en otras formas que se me antojan mas humanas pero menos reconocidas.  Así pues una de las condiciones "sine quanum" para ser santo es estar difundo, luego en consecuencia, a qué tener dos días uno de santidades y otro de mortalidades profanas... todos en el mismo saco que a fin de cuentas todos somos... no se si santos o demonios, pero seres humanos sí y tal vez por ello, es po rlo que nos identificamos unos con otros pues, la santidad o la demonieidad no es sino pequeños arquetipos casi tan arcaicos como el pensamiento cartesiano y con él debería estar, quieto en el recuerdo de los libros de filosofía e historia como lo están napoleón o los mismo dinosaurios a los que, por cierto nadie les rinde un día de culto y, en definitiva no dejamos de ser descendientes de "alguno" de ellos.
por ello en este día de difuntos, que no de santos, llamo a la concienciación colectiva de gasto extremo en flores y adornos que por 365 días estarán hay depuestos junto con el dueño de la lápida... Roguemos pues al sentido común,  a buen seguro el menos común de los sentidos para que todo ello vaya en pro de una mejor comprensión de la muerte, o de la vida, o tal vez, en esencia de las dos que ello significa de ninguna


Feliz día muertos... y mortales

1 comentario:

Pernando Gaztelu dijo...

Interesante el blog. ¿Cuántos escritores sois? El rojo me ha sobrecogido un poco... imagino que el color lo cambiáis dependiendo de la época o el tema... Bueno, eso, te escribo y dejo el contacto para que visitéis mis blogs. Tengo uno (son sólo cuentos) de literatura, otro de un grupo literario (--estamos por cambiar el nombre...--), uno de política (Kapital news) y otro mío personal (N'impoerte quel fou)

Saludos y un gusto leer y encontraros.