miércoles, 8 de mayo de 2013

en la vigilia de la vida...

La noche se antojaba especialmente oscura, cálida y al tiempo tenebrosa. Era uno de esos momentos donde la razón no comprende y los sentimientos se sientes huérfanos de padres y abandonados de estímulos. Ahí, en la oscuridad eterna del vacío de... todo, me encontré por primera vez conmigo mismo en la eterna soledad de un lecho cálido y oscuro, dulce y suave pero ausente de todo movimiento, de todo olor, de todo tacto... era, como si la noche me recordara que tal vez, en un momento aquello fue siempre así y que ese momento, en esencia volvería a ser lo que nunca dejó de ser: la oscuridad de la mente y la clara luz de tu ser espiritual.

El calor y el silencio me hacían sentirme confundido y, al mismo tiempo, aquella paz y aqél momento me comenzaba a embriagar con sus no sonidos, con su no luz, con su no olor, mente... con su no nada... con su sí TODO.

Sentí el calor de otro ser a mi lado, otro cuerpo, otra luz otro momento, una energía que compartía aquello que y ano era mío sino que era... de dos. La inquitud sembró el pánico y el insomnio saltó en estado de ataque lateral de combate cuerpo a cuerpo, de invasión del espacio de... de compartir la vida pues no estaba muerto sino tan sólo dormido... Allí estaba ella, yacente, en pleno descanso, sumida en el eterno letargo del descanso al trabajo bien merecido. Compañera, esposa, pareja, amante, ayudante, jefa, secretaria... pero sobre todo amiga... allí me enseñó que la muerte no es sino un sueño de la razón, un descanso para el corazón que cansado precisa de su tiempo para salir al mundo y gritarle al tiempo que sigue vivo... que la razón sólo es una parte de la vida y que él sigue estando ahí, no pensando, no haciendo razon-a-mientos, sino sintiendo sus consecuencias, gratas o no, siguen siendo sentimientos...

Decidí entonces, aprendida la lección de la vida, de la muerte, del amor, de la entrega, aceptar la sumisión a Morfeo y junto a Cúpido pedir ayuda infinita y desde el amor fundirme en abrazo con aquél divino ser que fundió su vida con la mía y compartir, antes la vigilia y ahora el sueño.

Sea el descanso de las almas gemelas las que siempre se funden en única realidad la de dos corazones que se aman sin importarles la realidad.

Y Feliz descanso

Rafael Castro Martín
lince Apache

2 comentarios:

ANDOMO dijo...

me gusta! es mi estilo! ... pero mas me gusta el mensaje!

MAR LUKIN dijo...

A mi me ha llegado al alma.